martes, 21 de abril de 2009

CARACTERÍSTICAS DEL NIÑO DE 9 AÑOS

CARACTERÍSTICAS DEL NIÑO DE 9 AÑOS (CUARTO GRADO DE PRIMARIA)

El alumno se caracteriza por tener una mayor capacidad de aprendizaje motor e intelectual, existen condiciones favorables en el niño para trabajar sus capacidades coordinativas y condicionales.
El entusiasmo del alumno por participar en el juego y el predeporte se transforma en hábito deportivo. El empleo de materiales adecuados a las proporciones corporales y el estímulo afectivo que se le brinda por los logros obtenidos contribuye a mantener vivo su interés.

A esta edad se fortalecen bases de conducta, orden y disciplina para realizar tareas de manera cotidiana, se deben fortalecer diversos hábitos como la formación social a través de actividades que favorezcan la cooperación, lealtad y el compañerismo.

Los niños de esta edad comienzan a afianzar su yo individual, es decir, en el que llegan a tener una mayor conciencia de sí mismos como personas, y en el que su carácter empieza a definirse, perfilando en su personalidad, las diferencias individuales.
Poco a poco, a partir de este momento, el niño y la niña se van a ir sintiendo cada vez más seguros de sí mismos.
Seguridad fundamentada, desde el punto de vista escolar.
El niño y la niña ya han aprendido a leer y a escribir, han empezado a conocer los mecanismos básicos del cálculo y se han iniciado en sencillas, pero significativas, actividades de razonamiento.
Empiezan a poner en juego y a experimentar sus capacidades de comprensión y de expresión; descubren que pueden entender lo que leen, que pueden disfrutar con la lectura y que ellos mismos pueden ser creadores; dándoles forma oral o escrita a sus propias historias reales, o a las que les puedan surgir de su imaginación y de su fantasía.

PERIODO DE LAS OPERACIONES CONCRETAS

En esta fase el niño tiene que ser capaz de manejar correctamente la información concreta; ya no bastara con las acciones observables ni con las representaciones mentales sino que debe de ser capaz de llevar a cabo acciones interiorizadas. No ve escenas sin conexión sino que ve el proceso en su totalidad. Es capaz de plantear la reversibilidad, es decir, justificar una respuesta dada al observar que una transformación acontecida en un momento determinado vuelve a su origen.
Tanto las acciones ejecutadas por el niño como sus operaciones mentales no pueden ser aisladas ni independientes ya que en esta etapa todos los acontecimientos deben guardar un cierto grado de orden y sentido.
Piaget estudio el desarrollo en el niño de una serie de operaciones, entre ellas: conservación, clasificación, seriación, numeración.
Su interés por la lógica lleva a Piaget a plantearse la similitud entre algunas operaciones lógicas y las estructuras mentales del niño. Una idea clave de la teoría de Piaget es que los procesos de pensamiento no son unidades aisladas, sino una estructura integrada cuyas propiedades básicas pueden describirse en términos de la lógica.
Los niños adquieren operaciones - sistemas de acciones mentales internas que subyacen al pensamiento lógico. Estas operaciones reversibles y organizadas permiten a los niños superar las limitaciones del pensamiento preoperacional.

ESTIMULACIÓN Y FASES SENSIBLES

Estimulación
Todos los seres humanos tenemos la posibilidad para interpretar estímulos provenientes del exterior; dichos estímulos forman parte del sistema nervioso. El estímulo produce la excitación de unos órganos llamados receptores (localizados en los sentidos).

El sistema nervioso se compone por unidades llamadas neuronas, que transmiten los impulsos nerviosos y equipan a los órganos de los sentidos, reciben el nombre de neuronas sensoriales o aferentes.

Otras neuronas se encargan de transmitir los impulsos desde el cerebro y otros centros nerviosos hasta los músculos y otros órganos del cuerpo, haciendo posible que el organismo ejecute la respuesta adecuada a cada estímulo, reciben el nombre de neuronas motoras o eferentes.

Existe además un tercer tipo de neuronas, las de asociación, localizadas en el cerebro y la médula espinal, su función es conectar las partes de un mismo centro nervioso o conducir los impulsos nerviosos que viajan entre las neuronas sensoriales y motoras.

El desarrollo de la memoria motriz se logra en base a las experiencias motrices que adquiere el individuo a lo largo de su vida. "De la estimulación perceptivo motriz, también depende el desarrollo de las capacidades físicas coordinativas; mismas que representan los puntos de partida para el aprendizaje de movimientos".[1]

El optimo aprendizaje de las capacidades coordinativas depende del trabajo conjunto de los sentidos, del sistema nervioso y muscular que mejoran la aptitud para el aprendizaje motor, además de proporcionar al individuo seguridad en sí mismo y en sus movimientos permitiéndole una mejor potencialidad.

Fases Sensibles
Corresponde a los periodos en los que el organismo es susceptible de responder a la estimulación motriz, logrando un amplio desarrollo de las capacidades coordinativas. Aunque eso depende de las experiencias e influencias del exterior. A la edad de 9 años al niño por le será más fácil lograr que su desarrollo aumente en forma considerable.

"El progreso y la perfección en los diferentes movimientos básicos nos está indicado que lo que se lleve a cabo es una maduración de las células nerviosas y no tanto una multiplicación de las mismas".
[2]


APRENDIZAJE DE HABILIDADES MOTORAS Y HABILIDADES INTELECTUALES.

Es el aprendizaje que requiere de una secuencia de movimientos corporales. Aprender a jugar con el balón, a realizar ejercicios distintos, a escribir a máquina; son algunas habilidades motoras que aprendemos en la escuela.

Este aprendizaje se denomina aprendizaje perceptivo-motor, ya que requiere de la percepción y del movimiento.

Según Fitts y Posner, la adquisición de habilidades motrices implica tres fases: cognitiva, asociativa y de autonomía
[3].

Fase cognitiva: el individuo comprende de manera intelectual una tarea, que puede ser a través de una explicación o una demostración.

Fase asociativa, existe una relación de una señal llamada estímulo, puede ser un sonido (puede ser un sonido, una imagen), y un movimiento físico llamado respuesta.

Fase de autonomía: es el término de la fase asociativa. Aquí se aumenta la velocidad de la ejecución y se asocian con mayor facilidad las señales y respuestas.

"La práctica y la retroalimentación son ayudas muy importantes para el aprendizaje de habilidades motrices".
[4]

Las habilidades intelectuales son un conjunto de aptitudes que optimizan el aprendizaje de nuevos conocimientos.

Al tomar en cuenta todos los aspectos mencionados en éste capítulo, es necesario aplicar un instrumento para evaluar el nivel de razonamiento lógico matemático en niños de 9 años; como lo veremos en el siguiente capítulo, además de analizar posteriormente sus resultados, plantear un programa que contribuya a estimular el razonamiento lógico matemático a través de juegos intelectuales y finalmente registrar los resultados obtenidos por ambos grupos para realizar las comparaciones respectivas.
[1] "Educación física, ritmo y movimiento". ProNAP. SEP. 1998. Pág. 23
[2] CORPAS, Rivera Francisco, et. al. Educación Física en la Enseñanza Primaria", Ed. ALJIBE. 1998. Pág. 66
[3]BRITO, Hernández María del Carmen, et. al. "Problemas que afectan el aprendizaje del alumno de Educación Primaria". Pág. 40
[4] Idem. Pág. 40

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada